Ven y enloquece

Ven y enloquece
Nada ha sido probado

jueves, 4 de septiembre de 2008

Seamos decadentes




Ayer, mientras tomábamos unos vinos optimistas, una buena amiga, María añadió un símil más a los que ya pueblan mi imaginario.


Hank Moody, iKong o Nino Ortea, recibían alborozados un nuevo hermanito: DecadentNino.
A la derecha tenéis la ilustración que recoje el momento de su nacimiento en suciedad.


En su ánimo optimista respecto a este blog y su futuro, María establecía una comparación exquisita entre mi espíritu creativo, y el de los literatos Decadentes.
Todo ello ante el gesto cómplice de su afortunado marido.


Probablemente, Manon, ninguno de los dos reparó en la mueca que en ese momento marcó mi cara, pues desconocen mi gusto, ya enmohecido, por sugerirte “Seamos decadentes” cuando buscaba bañarme en tu sonrisa.

Apurado el vino que compartimos, y mientras aun saboreaba el buen rato pasado con ambos, volvió a mí una constante que, curiosamente había resonado con intensidad horas antes en una respuesta dada a un comentario: el maridaje entre realidad y deseo.

Es más, en ese momento recordé de forma vaga haber leído que el mediático Barack Obama había inspirado la creación de un personaje para la serie televisiva El ala oeste de la Casa Blanca.
Y, para mi sorpresa, el ticket presidencial demócrata está estrechamente ligado a la mejor serie televisiva post Frasier: Battlestar Galactica.
Al parecido físico y vital (veteranos de guerra torturados por el enemigo, y casados con rubias neumáticas) entre John McCain y el inconmensurable Saul Tight, se unía el parecido físico y maestril entre la adoratriz Sarah Palin, y la firme Laura Roslin.

De ser yanqui, tengo claro cual sería mi voto. De momento, no entro en mis calzoncillos mientras espero el ¿final? de Galactica.

¿Más coincidencias?
¡A puñados!

Tom Clancy pronosticó en 2001, dentro de la trama ideada para el videojuego Ghost Recon, que Rusia invadiría Georgia en 2008. Se equivocó al parecer en sólo 3 meses. Curiosamente, ayer noche, María calificaba de “tronados” a todos los que consideran los videojuegos como un entretenimiento para adolescentes.

¿Más casualidades?
Rodríguez Zapatero afirma en Marzo de este año, la inexistencia de toda clase de crisis. Días después, la editorial DC involucra a Superman, Batman y demás superhéroes en la solución de una Crisis Infinita.
Quizás en este caso, habría que hablar más de inutilidad que de irrealidad; pero bueno, nuestra realidad no deja de tener su punto decadente.

¿Otra fatalidad?
¡El mismo día en que me llega el catalejo que pedí por catálogo, vas tú y decides bajar las persianas de tu casa!
Y ahora, ¿a quién reclamo?
¿Para qué quiero yo un catalejo si ya no me quieres ver ni de lejos?

¿A quién podemos reclamar cuando lo vivido no se ajusta a lo soñado?
¿Al maestro armero?
Yo, no. Yo soy pacifista.
Yo sólo puedo reclamarle a tu realidad el que le sea tan infiel a mi deseo.

Nino Ortea Gijón, 3-IX-08

6 comentarios:

  1. http://www.vayatele.com/2008/09/02-john-mccain-y-sus-parecidos-con-battlestar-galactica

    Por cierto estoy "videandola" en estos dias, voy por el capitulo 7 de la T1.A ver si disfruto tanto como me recomendaron.

    KD

    ResponderEliminar
  2. ¿CÓMO TE HAS PERMITIDO PUBLICAR ESTOS TEXTOS?
    DE SOBRA SABES QUE SON MÍOS.

    ResponderEliminar
  3. Hola, KD:

    Oye, una pregunta, ¿el segundo anónimo es tuyo o será un dulce gatito trolero?

    Por si acaso me infecta, mejor lo dejo tranquilo.

    Luego miro el enlace.

    ¿Así que estás viendo Galactica?
    ¡Coño, qué casualidad! Es mi serie favorita junto a Pocoyo (hablo en serio)

    Envidio el viaje creativo que te queda por recorrer.

    Eso sí, te aconsejaría que te apures, pues tenía pensado escribir sobre ella, pues un amigo no calla con que tengo que hablar sobre 6 y Saul.

    Te agradecería que no utilizaras la entrada de “anónimo” para diferenciarte de zampabollos como el que te siguió.

    So say we all!!

    ResponderEliminar
  4. Verás, anónimo, es que cuando estoy en vuestra casa, tu chica no para de decir que coja lo que quiera, pues todo lo tuyo es mío.

    Un favor, compra un suavizante mejor, que las sábanas rascan un poco.

    ResponderEliminar
  5. Pues dale un 10 a tu amiga María. Hay algo de decadente en ese estilo tuyo que mezcla la frase ingeniosa:

    ¿A quién podemos reclamar cuando lo vivido no se ajusta a lo soñado?

    con el epíteto siempre subjetivo:

    comparación exquisita

    a lo que debemos añadir no tu visión de la realidad si no la recreación que haces de ella:

    ¡El mismo día en que me llega el catalejo que pedí por catálogo, vas tú y decides bajar las persianas de tu casa!

    Si recuerdas, un día incluso comparé tu estilo con el modernismo literario, sin cisnes y princesas eso sí, por aquello de tu gusto por la sugerencia y la musicalidad:

    ¿Para qué quiero yo un catalejo si ya no me quieres ver ni de lejos?

    Bueno es que después de tantos blogs del tipo Cumple de la vero

    ayer sali a las 10 de mi casa y llegue casi a la una el cumple de vero jaja 18 añasos ya
    pa arucas maminando nos encontramos un taxi por la goleta noas arastra cojer la guagua nos bajemos en las arenas dimos una huelta y pa la puntilla caminando que pateo mas grande y lo peo que se esta combirtiendo...


    da gusto leer a alguien que cuide no sólo lo que quiere decir si no también como decirlo.

    Lo dicho premio para María, y tú sigue escribiendo al estilo Nino Ortea o como te parezca bien.

    Seguiré leyéndote.

    "yo siento
    en el alma una alondra cantar:
    tu acento.
    Margarita, te voy a contar
    un cuento..."

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas, José:
    A mi lo de puntuar trabajos ajenos, no se me da muy bien. Pero creo que sé valorar las amistades, y en ese sentido, los dos sois grandes amigos.

    Además, como tú mismo me recuerdas, de tu modernismo a su decadentismo distan el estado embebido del autor. María e Higinio me ven po0r las noches, y tú a mediodía.
    Pero esa entradilla daríana con la que te despides, bien la pudo haber escrito Wilde a su progenie.
    De lo de “el catalejo” no me recreo, me quejo. Y, más que ingenio, ya hablaría de indeferencia fingida ante el desprecio sufrido.
    Si la vida es un escenario, hay que ponerse la máscara adecuada en cada momento, y yo estoy recuperando a mi personaje histriónico.
    Por cierto, eso de “epíteto subjuntivo” suena a nombre de grupo desvaído de La movida madrileña. Creo que les compondré alguna canción evitando escribir su nombre sobre vidrios mojados.
    Lo del “cumple de la vero”, no sé si serán los últimos efluvios de los vinos de ayer, pero… ¡pensé que el fotolog era de una falda, y es de un pantalón!
    Puff, voy a por un cofi, que el día se presenta expectante.

    Cuídate.

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.