Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Consejos a los jóvenes escritores 001


-->
Siempre quise ser un mago. Pero no tipo Harry Potter, pues mi vértigo me impediría montar en escobas voladoras, y mi cobardía —disfrazada de prudencia— me llevaría a desmayarme antes de asumir ningún papel de héroe.
No, lo que yo quería era ser un prestidigitador como Houdini, alguien que supiera escapar con ilusión de la realidad.
Siempre me atrajo lo distinguido de su porte, con esos esmoquins cortados a medida. Desde parvulitos, fantaseo con estar rodeado de chicas voluptuosas que me dejen hacer magia con sus cuerpos… ¡Y no puedo negar que me enloquece lo de estar sobre un escenario donde soy el centro de atención!
El problema está en que los magos no tenemos buena fama. Eso de ser ilusionista, suena a ser un gran iluso, y de iluso a tonto hay menos distancia que de mi corazón a tu olvido. Pero bueno, si uno no persigue sus ensueños lo pellizcan sus demonios, así que en julio desempolvé mi caja de juegos reunidos geiper, y me puse a enredar con la varita mágica, los polvos milagrosos y el conejo en la chistera.
Muy pronto me quedó claro que el tiempo no había obrado milagros:
Mi torpeza con las manos seguía ahí, en mi hechura ningún traje queda a medida, y cuando tengo un cuerpo serrano delante, procuro echarle el diente, no partirlo a la mitad. Aunque con el sector voluptuoso si que obro milagros, pues las chicas se vuelven invisibles a mi mera presencia… y como no soy Mister elásctico, no puedo alargar mis brazos para retenerlas.
Lo que en otros es virtud, a mi se me afea como defecto; así que el tesón que en ellos se viste de “constancia”, en mí se desviste como “terquedad”, y como soy terco en mi constancia… ¡venga a menear la varita, pero el conejo no sale de la chisterita!
Tras mi trigésimo noveno fracaso, en una semana, a la hora de sacar una liebre de mi sombrero, vinieron a mí las palabras mudas del más desastrado portador de chistera, Harpo Marx. Cuando el silencio reinante me hacía temer que mi cerebro se había convertido en república de ideas, el gran Harpo inundó en blanco y negro mi cabeza con su mensaje no lingüístico: ¡Mock!, ¡Mock! ¡Ti-ti-ti-ti-tiiii!
Lo que traducido al lenguaje de Cervantes significa: cuando estés cerca de alguna lozana rumbosa, toca cualquier instrumento —del arpa a la bocina— con tal de llamar su atención.
Dicho y echo, como Brujilda no me quería embrujar con su magia, decidí hacer ¡chas! y aparecer a su lado, transformado en encantador de palabras.
—¿Cómo? ¿No habías dicho que querías ser escapista como Houdini? ¿Qué tiene eso que ver con la verborrea?
—Verás, joven escritor. Una vez cerca de ella, ¿crees que voy a escapar? Sabes de mi vértigo, así que no me imagino colgado bocabajo de las alturas… Y te recuerdo que mis malabares son con palabras, así que espera a que acabe mi espectáculo, y a que cante la mujer gorda.
Como os decía, decidí despojarme de mi disfraz de Houdini, y travestirme en Baudelaire. Para ello vendí mis juegos geiper y me hice con un juguete wi-fi que me permitiera plasmar un taller creativo donde brotaran mis propias flores del mal.
Lastrado por las dudas y alzado por las ilusiones, titubeé respecto a la manera en que presentarme ante mi audiencia desconocida. Y quizás, también dudes de la forma en que canalizar tu expresividad:
Si quieres ser notario de la realidad ajena, es una opción que te aburrirá, pero te hará parecer profundo. Aunque te aviso: aquello que nos hace humanos es lo irreal —la pasión, la tristeza, la alegría…— y además, recuerda que las palabras son lo más alejado que hay de una verdad universal.
Si quieres hablar de lo mismo que hablan otros, al mismo tiempo y con el mismo discurso, hazlo, nunca te sentirás solo. Pues son legión los que escriben para que los lean, no por el placer de comunicar.
Si quieres la fama de lo efímero, escribe poco, critica mucho y redacta un fugaz cuerpo de posteos que articulen el manifiesto de tu petulancia manifiesta. Llegarás a político.
Si quieres ser escritor, escribe. La inspiración es enemiga de la pereza, y aliada de la constancia. Creé en ti sin supravalorate. Sácale músculo a tu ingenio golpeando el saco de la productividad. Confía en ti. No dejes que los mediocres te transmitan sus miedos. Tendrás mil razones para dejarlo. Te invadirán mil dudas. Y quizás te visite El gran Satán: “No escribas, no le interesa a nadie. Déjalo. Ven y embrutece”…
No muerdas la manzana.
Recuérdalo: ante todo escribes para ti, para conocerte mejor y profundizar en tus inquietudes. Que fantasees con la realidad, que la deformes o embellezcas, no quiere decir que no la aceptes; simplemente es una muestra de tu necesidad de soñar algo mejor.
Nunca pienses que estás ido por acercarte a La Escritura como recurso para evitar enloquecer.
Por si te vale, aquí te dejo los datos de lectura de este blog desde el 10 de agosto al 27 de noviembre. Ni en el mayor de los delirios me imaginaba que tanta gente podía dedicarme su tiempo.
No estamos solos.




Nunca lo estamos al crear, pues entablamos un diálogo con nuestras sensibilidades. De ahí surge la magia de la comunicación. En la escritura reside la ilusión de llegar a ilusionar al compartir.
Bueno, espero que mis palabras hayan servido para animarte a confiar en tu valía. Somos únicos.
Mantén el ánimo, joven escritor.
Escribe.
©Nino Ortea 27-XI-08
















6 comentarios:

  1. Estoy espectante con este anuncio... a ver con que nos sorprendes ahora Nino. Por lo demás lamento no ser joven ni escritos (el articulo no parece destinado para mi), pero lo de ser Houdini si que me atrae mucho (lo mío es escapar como sea :-)).No se si la decisión de escribir para uno sea la única válida. Yo (a millones de pasos como los de iKong de Joyce), no podria encerrarme a escribir para mi. Ya...estoy logrando el houdinismo...solo me quedan unas 48 horas para la pista...
    un abrazo iNinus

    ResponderEliminar
  2. Ninin, espero que esa desaparición no sea la tuya ¿o es eso lo que nos has querido insinuar con tu referencia al escapismo? Yo voto por marcelinojose para la expulsion de la casa de gran hermano
    Leerte asi del tiron tiene un punto excesivo dado lo mucho que postea esa mente funambulista tuya. Me he animado a ojear lo de los xmen, por lo de las pelis y todo eso, y la verdad es que te quedo para que lo entiendas tu y los comiqueros, tiene viveza pero un exceso de guiños que las que nos quedamos en spiderman como que nos va muy mal
    Esto de los consejos me parece muy bueno siempre y cuando tu truco final no sea evaporarte por el foro
    Ah, ¡felicidades por el numero de lecturas! para un blog como el tuyo que no tiene ninguna linea, me parecen unos datos excelentes. Asi que ni se te ocurra enloquecer por alguna señorita y dejarnos colgadas a mitad de lo de kong...


    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy bueno, espirituoso!
    Mantén vivo ese ingenio, es tu refugio frente a toda la miasma de pensamiento único que nos asola.
    Pues primer consejo a los santos bebedores: Nunca la líes con una camarera… ¡de una manera u otra, siempre acabas embebido!
    Eso sí, el prólogo creo que me lo firmará Don Simón Bacardí, que para eso mantengo viva su cotización en bolsa.

    Un abrazo, ¡y espero que el Sporting no juegue en casa!

    Nino

    ResponderEliminar
  4. Hola, Campanilla
    Que yo recuerde, la que es dada a desaparecer eres tú.
    Mar-ce-li-no-Jo-sé es todo un caballero que nunca se prestaría a asistir a Gran Hermano, se ha apuntado a Fama, en la especialidad de baile erótico.
    Pues no me leas del tirón, disfrútame p o c o -a- p o c o.
    Las pelis de mutantes son independientes a los tebeos. Mi favorita es la primera, la última me pareció floja.
    ¿Spiderman? Oye, Gwen, ¿tú y yo no nos conoceríamos en el puente de Brooklyn, entre calabazas y duendes?
    Mi truco final soñado es el mismo que el de Tom Sawyer.

    Cosquillas

    Peter

    ResponderEliminar
  5. Ninus:

    Aunque no te lo pueda parecer, no me considero escritor, ni tampoco tengo ese componente exhibicionista (aunque lo pueda parecer por la foto del blog). Mis pretensiones no van mucho mas alla que compartir una charla con quien se quiera pasar por alli. No me siento dentro de ningun "proceso creativo", sino mas bien en algo que fluye tan naturalmente como el aire de los pulmones. Por eso no suelo revisar lo que escribo (ni siquiera con el corrector ortografico). Y la verdad es que me siento bien conmigo, independientemente de los tropiezos de la vida que a estas alturas contamos en decenas.
    Creo que lo que hago? Pues mas o menos si, en dependencia de lo que hago. No creo que por ejemplo profesionalmente le vaya a salvar la vida a la humanidad, pero trato de ganarme el pan lo mas decentemente posible. ¿si creo que mi como escritor? No. No es una meta, ni siquiera es una pretención. estoy mas cómodo leyéndote, a ti, en quien se siente esa pasión arrebatadora por la escritura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola, Alberto:
    Ante todo, buen viaje.

    Pues si no te consideras un retuercepalabras, no lo eres. Entrar en una discusión al respecto sería absurdo por mi parte, pues nadie te conoce mejor que tú mismo. Muchas veces vestimos a los demás con ropas que nos gustan para nosotros, con pasiones que aireamos o silenciamos. No todos usamos los mismos utensilios para los mismos fines. somos iguales en esa diversidad.

    Me alegra que te sientas bien, es algo fundamental, por no decir lo más envidiable en la vida.
    Yo también creo haberme recompuesto en cuerpo y espíritu, aunque en mi caso mi implicación en procesos creativos está muy ligada a esta sensación de bienestar.
    De hecho, ayer ente bostezo y bostezo, intentaba establecer mi norte, pues tengo miedo que tantos proyectos me acaben desorientando. Simultanear la traducción del libro, la escritura de la novela (es en lo que más me vuelco) y mantener el blog me acabará superando, tanto en lo mental como en lo físico.
    Pero, por ahora me apetece soñar y fantasear hasta cansarme. Convertir mis veleidades en realidades. Ya me aburrí de dejar que todo me acojone. He perdido el miedo a intentar volar. Y disfruto planeando a ras de ilusiones. Como comentas, en este momento me desborda una pasión arrebatadora por escribir; quizás mañana me de por coleccionar silencios o desmontar ilusiones, pero hoy por hoy disfruto como un niño ante un teclado o un folio en blanco.
    Gracias por sentirte cómodo leyéndome.
    Un abrazo

    Ninus

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.