Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

domingo, 28 de febrero de 2010

Gracias, Mar



Gracias, Mar, por hacer de lo que nació mío algo nuestro y de todos los que al leerlo lo reescriben.

Valoro más los detalles que los premios.

Nino



viernes, 26 de febrero de 2010

Son las primeras… ¡seréis legión!











Sorprendida se ha visto la redacción unipersonal de Ven y enloquece ante la avalancha de muestras de apoyo a la candidatura de Nino Ortea al Premio Nobel de Literatura.



Y es que si Obama pudo, ¡Nino podrá!, no lo dudes.

Haz como ellas, no titubees a la hora de exhibir tu incondicional adhesión esta campaña.



Cualquiera puede tener un libro.

Muchos pueden escribirlo.

Pero, sólo ellas pueden hacernos desear ser un libro en sus manos.

Ventajas de desbordar BELLEZA; ese don que, a diferencia de la inteligencia, no hace falta demostrar.



¡Haz proselitismo de ti mismo!

¡Apoya a Nino Ortea!

Repite con nosotros mientras aparentas leer un libro:

Nino Ortea, ese hombre.

Ven y enloquece, este blog.











© Nino Ortea. venyenloquece@hotmail.es Gijón. 26/II/10

miércoles, 24 de febrero de 2010

Nino Ortea, Premio Nobel de Literatura

Hoy, festividad de San Modesto, Ven y enloquece se enorgullece de comenzar la promoción de la candidatura del renombrado –por su boca– Nino Ortea, al Premio Nobel de Literatura.

Inspirado por la figura del cancánico Barack Obama –al que le bastó anunciar sus intenciones pacificadoras para recibir el premio noruego– este blog cree que la tozudez del gran Nino Ortea a la hora de vanagloriarse como escritor merece un reconocimiento ya. Instamos a la academia nobelica a que se dé prisa, antes de que a este tísico le dé por ser físico, desempolve su juego de laboratorio Geyper, y convierta esto en El planeta de los Simios.

No sólo nuestro literato tiene un libro –como acredita esta foto– si no que sostiene que ha escrito otro. Lo de leer, leer… él suele mirar los pósters centrales y las ilustraciones, pues defiende que es un “escritor” y no un “lector”.

Además, desde esta institución, podemos asegurar que –al igual que el afroamericano–, Ninín es buen chaval y mejor persona; a la vez que comparten su afición por ojear tebeos y ver la serie televisiva The Wire.

Pero, aunque las comparaciones son odiosas, hay hechos que prueban la superior valía del Sr. Ortea frente a la de Mr. Obama a la hora de recibir este galardón:

1. A diferencia del presidente, este decadente SÍ tiene obras que avalan su mérito.

2. Lo que en Barack es un acalzonamiento ante la voluminosidad mujeril, en Ninín es una entrega a la figura femenina.

3. Si Obama es un gran orador, Ortea es un atorrante lenguaraz. De hecho, mientras que Nino a obscuras y en silencio gana mucho. Si dejamos a Barack a obscuras, tendremos que pedirle que mantenga abiertos su boca y ojos para saber donde está –hacia Nino nos orientará su brillante calva–.

En lo que coinciden ambos los dos, es en que conquistan al ser comparados con sus predecesores. Si la figura de George Bush palidece ante la de Barack Obama; el tipo de Marcelino José se deshincha ante el tipazo de Nino Ortea.

Por todo esto, y por lo que nos callamos, es que Ven y enloquece se enorgullece de comenzar la promoción de la candidatura del renombrado –por su boca– Nino Ortea, al Premio Nobel de Literatura.

Nuestra lucha será ardua –y si hace falta, nos agacharemos a coger el jabón en la ducha– pero, ¡contamos contigo!.

Bueno, más bien con tu dinero.

Todo cheque con fondos –que en eso no me volvéis a pillar– enviado a favor de Ven y enloquece, será recompensado con un brindis a la salud del ingenuo remitente.


Nino Ortea, ese hombre.

Ven y enloquece, este blog.


Si te apetece leer este texto en Inglés, te lo envío por 25 euros.

Si eres de los del puño cerrado, AQUÏ tienes la versión en googlinglish


© Nino Ortea. venyenloquece@hotmail.es Gijón. 24/II/10

Nino Ortea, Nobel Prize in Literature



Today, the feast of St. Modesto, Come mad is proud to begin promoting the candidacy of renowned for its mouth-Ortea-Nino, the Nobel Prize for Literature.

Inspired by the figure of Cancano Barack Obama-that was enough to announce their intentions to receive the award peacekeeping Norwegian-this blog believes that the stubbornness of the great Nino Ortea boast when as a writer and deserves recognition. We urge the Nobel academy to hurry, before this consumptive give physical being dusted off his game Geypen lab and turn this into Planet of the Apes.

Not only does our writer holding a book-as evidenced by this photo-if not claiming that he has written another. I read, read ... he tends to look at the core posters and illustrations, it argues that a "writer" and not a "reader".

Furthermore, from this institution, we can ensure that-like the African-American, is a good kid and Ninin better person while sharing his love of comics browse and view the television series The Wire.

But while comparisons are odious, there are facts that prove the worth of Mr. Ortea higher than that of Mr. Obama at the time of receiving this award:

Unlike President, this decadent If you have works that support its merit.

What in Barack is a womanly acalzonamiento to the bulkiness in Ninin is a surrender to the female figure.

If Obama is a great orator, is a dirty Ortea chatterbox. In fact, while Nino in darkness and silence makes a lot. If we put Barack in the dark, we will ask you to open your mouth and eyes to know where Nino-to guide us his shining bald head.



In that match both the two is in that conquer when compared to its predecessors. If the figure of George Bush pales before that of Barack Obama, the type of Jose Marcelino Tipazo is deflated before the Ortea Nino.

For all this, and so we were quiet, and mad is that Ven is proud to begin promoting the candidacy of-renowned for its mouth-Nino Ortea, the Nobel Prize for Literature.

Our struggle will be fierce, and if necessary, we stoop to pick up the soap in the shower, but counting on you!.

Well, more good with your money.

All check-in funds that I sent you turn to catch-Come for crazy, you'll be rewarded with a toast to the health of innocent sender.



Nino Ortea, that man.

Come and go crazy, this blog



If you feel like reading this text in Ninoñol, press HERE

© Nino Ortea. venyenloquece@hotmail.es Gijón. 24/II/10

lunes, 22 de febrero de 2010

Contando películas

Cada uno habla de la feria según le va en ella. Más allá de nuestras vanidades, lo que feriamos y luego contamos es nuestra percepción de lo que vivimos; y no una tabla de mandamientos esculpida en piedra por el rayo de la verdad.



Desde siempre me ha gustado contar películas. Es una pasión heredada de mi madre.


Recuerdo cuando le pedía que me narrara las películas que había ido a ver al cine con mi padre. Ella las adaptaba a los oídos y al gusto de un niño, buscando atraparme en su relato. A la vez que no podía evitar transmitir sus sentimientos respecto a lo que había visto.


Recuerdo lo mucho que la impresionaron obras como La profecía o El exorcista. La encarnación del Mal en la infancia era un recurso narrativo que la sobrecogía. De hecho, cuando le pedía que concretara escenas en las que se violentaba a niños, su mente no podía tan siquiera fantasearlas y reconocía que había apartado la mirada de la pantalla.




Recuerdo la fascinación que ejerció en ella la película El padrino. La cual me contó mientras tarareaba por momentos el tema de amor de la película –“Compuesto por un señor que se llama como tú, ¡Nino!”–. A la entrada del cine les habían dado un programa de mano, rojo, donde se recogía la letra en español de la melodía convertida en canción. Me aprendí de memoria aquellas estrofas, y durante años se las canté. Era tal la intensidad con la que me miraba mi madre al hacerlo, que hasta bien entrada mi adolescencia, cuando me preguntaban qué quería ser de mayor, contestaba que “cantante de orquesta”.


Es más, con mi madre ya moribunda, una de sus primas le comentó lo mucho que se acordaba de mis canturreos y que, por algún lugar, tenía una cinta donde me había grabado cantando.




Me gusta cantar, al igual que me gusta contar películas. También me gusta contar mi vida, fantasear con mis recuerdos e intensificar mis ilusiones. El resultado de esta amalgama suele resultar en una plasmación de la realidad distorsionada al capricho de mis deseos. Con lo que no es nada raro que parte de lo que cuento tenga poco que ver con lo vivido, .


Dicen que la Historia la escriben los vencedores. Mis historias las escriben mis emociones.


Niηo


domingo, 21 de febrero de 2010

Volverás a sonreír



Escribo por necesidad, para huir de mi soledad y sentirme vivo.

Escribo para diferenciar Imaginación de Realidad, pues uso mis palabras como luciérnagas en las noches de falsos recuerdos.
Escribo porque nadie me dice lo que yo no me cuento.
Escribo al gusto de mi gusto por gustar, buscando convertir a cada visitante en lector.
Escribo porque disfruto jugando con palabras que son más bellas que lo que simbolizan.
Escribo para fantasear con ideas que, ensayadas en mi personaje, me ayudan a ser mejor persona.
Escribo para alejarme de lo que no quiero ser, para reflexionar sobre lo que puedo ser y para quejarme de cómo otros son.
Escribo al dictado de un capricho que me permite embellecer la vulgaridad de ser adulto.
Escribo para reírme de lo que me duele y burlarme de los miserables.
Escribo para mi disfrute, al igual que disfruté escribiéndote 40 cuentos en 40 amaneceres iluminados por la esperanza de tus respuestas. Cuentos que son tan tuyos como míos, pues tu inspiración moldeó cada palabra.
Por eso, nunca asocies mis palabras a arañazos en tu corazón. No busco herir a quien sólo me hizo bien.
Por eso, no vuelvas a ver en lo que ficciono una forma de hablarte; no tiene sentido conversar con tu silencio.
Me gustaría que me siguieras leyendo, pues eres parte de lo que fue este blog. Si lo haces, gracias; pero no te sientas la rosa o la espina a las que canto.
Ya no.
Soy responsable de lo que mis palabras cuentan, no de lo que tu corazón lee.
Escribo ahora, al igual que lo hacía antes de conocerte, y seguiré haciéndolo mientras eso me ayude a entenderme.
Al igual que sé que volverás a sonreír sin mí, tú sabes que he dejado de escribir para ti. Es más, sé que te reirás al recordar que pensaste que me habías querido.


Adiós, Miel. No habrá más fiestas mañana.


Niηo

El premiado fantasma


Me habéis leído defender constantemente la diferencia entre mi persona y mi personaje. Creo que un creador debe ser juzgado como tal por sus obras, y no por su obrar.
Éste es el blog de mi figurante Nino Ortea; su autor no tiene blog, pero sí DNI.

También defiendo la igualdad de todas las personas ante la Ley. Sin que el apellidarse “Borbón” u ostentar un cargo público los inmunice ante la Legalidad.

Pero, seamos justos, todos prejuzgamos. La posición social o el atractivo personal del ponderado inclinan la balanza de la ciega Justicia. Si un niño aquerubinado se acerca a nuestra mesa, le acariciamos la cabeza; si lo hace un niño rumano, nos quejamos al camarero. A un rico de comportamiento asocial se le proclama “excéntrico”; a un pobre, “loco”. A mi persona la denostan de “rara” y a mi personaje de “bohemio”.

Todos enjuiciamos; al igual que todos tenemos un pasado.
Lo mismo que Polanski, yo también pagué para evitar repercusiones legales de una acción penada como delito. A diferencia de él, ningún fiscal me buscó tras el pago.
El abuso del que se le acusa es nauseabundo y NUNCA debería prescribir. El que un adulto de 43 años viole a una niña de 13 años, no tiene ningún tipo de justificación. Eso no lo hace un genio, lo hace un monstruo.


Ayer, sábado 20 de febrero de 2010, Roman Polanski recibió el premio Oso de plata por su trabajo en la película The Ghost Writer. El jurado presidido por Werner Herzog supo distinguir entre la persona y el personaje.
El ciudadano Roman Rajmund Polański debe afrontar la consecuencia de sus hechos. Y ser juzgado sin prejuicios ni prebendas. Su extradición para ser sentenciado debe ser decidida en base a las pruebas y leyes; y no enturbiada por premios o falacias.
Admiro a Polanski. Deploro el crimen del que se le acusa.

©Nino Ortea. venyenloquece@hotmail.es Gijón. 21/II/10

jueves, 18 de febrero de 2010

Hola a todos

Hola a todos:

Por alguna razón, algunos de vosotros creísteis notar cierta tristeza y un aire de despedida en la secuenciación de posteos de los tres blogs enloquecidos. Nada de eso. Aunque sí que es verdad que, de nuevo, me voy a tomar unos días alejado del blog; pues me ha llegado un encargo editorial que me está dejando sin neuronas.
La foto que colgué con mi madre, ¡no me diréis que no es guapa! ¿No sé qué puede haber en ella de triste?

El gran dibujo que allá por 1998 me dedicó Juanjo, quizás tenga el punto de tristeza de ver la valía de un creador que no alcanzó su lugar bajo el Sol. Pero, ni Juanjo ni su dibujo son tristes. Es más, ¿no es el verde el color de la esperanza?

A ver, ¡que levante la mano quien pueda definir el vídeo de Purple Rain como triste! Pedazo tema, de ritmo endiablado (pese a que no se usa el bajo) y pasión desbocada. Parece ser que Prince compuso la canción en un día, cuando la peli ya estaba rodada (de ahí que suene sólo de fondo) y sin The Revolution, a los que sí que llamó para rodar el clip que dirigió con bastante acierto.


El texto de Germán Uribe, me lo envió una lectora, Itziar, acompañado de unas palabras que le agradezco en las que me animaba a mantener el ánimo tras el último rechazo a mi novela.

Venga, y ahora sí que enloquezco.

Cuidaros

Nino

miércoles, 17 de febrero de 2010

Superchigre, por Juanjo.

 

Original dibujado por Juan José Pérez.


-->
Gracias, Juanjo, amigo.

Ya son 43 años.

The party’s just begun.

martes, 16 de febrero de 2010

Gracias, Xavi


¡Hola a Todos!
Quizás antes de que continúe el eterno enredo entre Don Carnal y Doña Cuaresma –pausado por las lágrimas de ceniza que acompañan a todo entierro de sardina–  te apetezca visitar un blog realmente hedonista, en opinión de este narcisista, llamado Mis carteles de cine. 
¡Coño, mira por donde, otro que antepone su posesivo a lo narrativo! No me extraña que Marcelino ninée por aquí.
Pues no, mis elementales queridos guatsons. El blog de Xavi no es un canto a sí mismo; si antepone el “Mis” es como muestra de su cordura. Pues en estos canónicos tiempos de sgae y robabolsas, conviene aclarar tus derechos sobre aquello que te brindas a compartir: los carteles son suyos y él se brinda a compartirlos. Ramoncinos varios buscadlos en otro rincón.
Eso sí, bien como Marcelino o ya de Nino, no entiendo el porqué de que Xavi me dedique un posteo tan refinado. A mí que cualquier peli que no protagonice Chuck Norris me parece una invitación al bostezo.
Pero bueno, probablemente en eso –como en otras tantas cosas– esté yo equivocado y llevado por mi hado a dormir de lado cuando no duermo contigo.
Te agradecería que visitaras su blog, donde encontrarás a muchos de mis fantásticos amigos esperándote. Al igual que hay palabras que sólo sentimos tras oírlas en otras bocas; hay colores que se convierten en Arte tras verlos con otros ojos.
El criterio selectivo de Xavi merece ser disfrutado y apreciado, por el cariño y respeto que trasmite hacia el Arte que ama.
Tengo mucho que aprender de muchas personas. Xavi es una de ellas.
Gracias, Xavi, por la dedicatoria.
Salud y suerte, compañero.

© Nino Ortea. venyenloquece@hotmail.es Gijón. 16/II/10



viernes, 12 de febrero de 2010

Mi amigo Antón

En octubre de 1997 –creo que en la mañana de un miércoles lluvioso– me acerqué a una librería-juguetería a comprar un tebeo. Su enjuto propietario me aseguró que aquello que le pedía no existía; pues la suya era “la mejor librería especializada en cómics de Gijón”, y él no conocía esa colección de la que le hablaba.

Ya en mi casa, pillé el último número que tenía de la inexistente serie –creo recordar que era el 31– y regresé con él a la librería a pesar de la lluvia. El propietario, tras verlo, no se disculpó. Se cabreó. Su enfado debió de parecerme poco, pues recuerdo que dejé caer mi sorpresa al ver que lo que no tenían en “la mejor librería especializada en cómics de Gijón”, sí que se podía encontrar en el quiosco del parque donde crecí.



Santos, dioses, distribuidores, “sociatas” y nepotistas debieron sentir que se les calentaban sus orejas tras lo que salió de aquella boca.

Era hora de cierre, así que el por entonces mal hablado y antes petulante propietario me dijo que tenía que cerrar, ir a la sucursal cercana del BBVA y después a beber sidra. Me invitó a acompañarlo. En la sidrería “Cabranes”, nos presentamos: Hola, aquí un terco. Hola, aquí un tozudo.




Así fue cómo intimé con mi amigo Antón, la mejor persona que he conocido en estos últimos 20 años. Alguien que siempre me ha dado esperanza y cariño. La única persona a la que, fuera de una cama, permito que me llame “Ninín”.

Me ha dado comida y de comer. Me ha proporcionado cobijo en su casa y en la vida.

Fue un jefe que me pedía que me fuera a casa cuando me veía llegar a trabajar de doblete, y era un amigo que me animaba a que me fuera a vivir una temporada a la única ciudad que él creía hecha para mí –Londres–, donde podría alejarme de la desolación que me rodeaba.



Antón es alguien que ha llevado luto conmigo, y que nunca ahorró palabras de amor hacia mí. Y que, en su Bilbao natal no exhibió ningún mapamundi sino a este “abertzale” asturiano.

Él me hizo sentir calor en lo más frío del frío invierno. Me hizo sentir orgullo de ser quien soy al presumir de mi amistad. Me animó a descubrir a William Makepeace Thackeray, a Orson Scott Card y el txakoli; a la vez que intentaba abrirme los ojos hacia un mundo espiritual, al Tao. Un ángel guardián que consultaba el I Ching a la hora de darme ciertos consejos.



Ahora que me encuentro lo suficientemente bien como para reflexionar sobre lo mal que estuve y sobre lo que hice mal, me acuerdo mucho de él.

Ahora que tengo al alcance de mi deseo la opción de irme a vivir a Londres por dos años, me gustaría poder llevarlo conmigo y sacarlo de la desolación que lo rodea.

Antón, amigo, dudo que llegues a leer esto. Pero, citando de manera apócrifa a tu admirado Cervantes:

Ladran, luego cabalgamos”.