Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 13 de junio de 2011

POPSY POP CONTRA HOLLYWOOD 08


Obviamente, toda soflama social queda oculta bajo llamaradas de risas, disparos o gritos de terror. A la vez que la mera búsqueda de la diversión por parte de la audiencia —y del dinero rápido por los productores— lleva a recurrir al exceso o a la autoparodia como ejemplifica Totó contra Maciste (1962, Fernando Cerchio) donde la presencia del coloso es una mera excusa para el desarrollo de una comedia buffa disfrazada de peplum.
Así mismo, era común encontrarse con que uno estaba viendo una película que ya había visto, pero presentada con otro título. Los cambios en los caprichos de los censores posibilitaban las variaciones en las cabeceras de los filmes; pero ante todo era la avaricia de la industria la que buscaba obtener el mayor rendimiento a un capital que un día invertían en celuloide y otro día en cemento.
No era raro presenciar permutaciones entre personajes como Hércules, Goliat o Ursus, o que el título obviara cualquiera de ellos: Maciste contro il vampiro (1961, Giacomo GetilomoSergio Corbucci) es estrenada en España como Puños de Hierro, mientras que en el mercado internacional se la conoce como Goliath and the Vampires.
En un principio los protagonistas de estas películas eran actores norteamericanos en decadencia, o que habían gozado de fama efímera. En las coproducciones entre Alemania Occidental y Yugoslavia de novelas de Karl May, —que sólo en los mercados bálticos colectaron en 1964 dos millones de dólares— encontraremos a Lex Baxter o Stewart Granger. Steve Reeves, que rechazó el papel de James Bond, triunfará en el Peplum. Cuando el presupuesto no permitía contratar a famosos, se recurría a actores patrios cuyo nombre se anglosajonizaba —Terence Hill (Mario Giorotti) o Bud Spencer (Carlo Pedersoli)—, o incluso se lograba que estrellas europeas consolidadas actúen en este cine como resultado de la tremenda popularidad del género —Luis de Funès, cuya primera película data de 1945, protagoniza en 1966 La gran juerga (Gerard Oury) film que se mantuvo como el más visto en Francia hasta 1994—.
 

 ADELANTE