Ven y enloquece

Ven y enloquece
Nada ha sido probado

lunes, 28 de julio de 2014

Ayer la vi (reprise).



Durante estos días perezosos, hasta la llegada del estimulante septiembre, voy a ir colgando en el blog una selección/revisión/reescritura de una serie de entradas de Ven y enloquece. Entradas que agruparé bajo la etiqueta “Reprise”.
 


Empiezo por la que fue para mí una gran sorpresa, al ver la reacción tras la lectura de Ayer la vi por parte de gente que me conocía.
Como voluntad, mi Ayer la vi era y es un sentido homenaje al Hoy la vi de Enrique Urquijo

Como curiosidad, el protagonista de mi novela Buscando el olvido recuerda esto en el capítulo 20 “(…) le regalé un ejemplar que llevaba conmigo de la publicación Nueva Dimensión que recoge mi relato de apariciones espectrales Ayer la vi. (…)

Ahora, con pequeños cambios sobre el original, recupero el que fue mi primer intento de escritura poética bordeando lo patético.




Ayer la vi (reprise)



Ayer la vi; y por primera vez en cuatro años no la miré.

La vislumbré sentada en la terraza de ese cruce que durante tanto tiempo se había convertido en mí encrucijada.

La intuí acompañada por su eterno enamorado.

No envidié ser él. Me alegré de ser yo.


Ayer la vi; y la posibilidad de que me hubiera visto no me hizo sentir como Aquiles, con el talón atravesado por su mirada.

Y, a diferencia de Ulises, tampoco necesité ensordecer mis tímpanos para no oír sus cantos de sirena.

Ignorarla no fue ninguna gesta épica. Fue tan fácil como seguir mi camino.


Ayer la vi; y recordé al ilusionado iluso que, ebrio de pasión, le había cantado eso de Lo más lejos, a tu lado.

Yo, que me desviví por estar a su vera, me alejaba de ella.

Por primera vez, mantenía mi curso frente a aquella que fue mi agujero negro.



Ayer la vi; y no preferí quedarme ciego a ver cómo me ignoraba.

Ni deseé estar en cualquier lugar sobre ella.

Aunque se repetía la misma escena, el amor no era la droga. Lejos de ser un chico celoso, me sentía como el Rey Arturo resurgiendo de Avalon.

Por fin aquellas canciones de Roxy no me llevaban a ella.

Ayer la vi; y no regresé a casa con el estómago en la boca.

Ni vi en mi reflejo la expresión de un niño al que le acaban de revelar la identidad de los Reyes Magos.

Al día le siguió la noche, y no acabé aullándole su nombre a la Luna.

Ayer la vi; y, aunque ya era agosto, deseé haberme encontrado en julio.

Pero comprendí que era tarde. Mi tiempo había pasado.

Julio no tenía más noches que perder conmigo.


Ayer la vi; y tenía que decírtelo a través de este blog al que quizás entres silenciosa.


Ayer la vi; y eso hoy ya no importa.

Ayer no te vi, y eso sí importa. Pero la cobardía me impide romper el silencio.

6 comentarios:

  1. y claro que está muy bien... y romántica la cosa... abrazo master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, JLO:

      Gracias por tu comentario.
      Creo que ya me has leído que me gustaría ser letrista de canciones pop. Éste es mi sentido homenaje a un músico español, Enrique Urquijo, cuya música lleva acompañándome más de 34 años.

      Me paso a ver cómo operas de maquinista general.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Ya ves, Nino, al menos de quien trate la historia, sea ficción o no, ha recuperado su yo frente a ella, sin dolor. Esa es la mitad primera. El problema es la segunda mitad, la que duele cuando está ausente, la que escuece en soledad, la que se mantiene como un piojo agarrado a una neurona.

    Me gustó mucho ese salto de ejemplos, pero el final es de, ya sabes, πάρα πολύ όμορφο, είσαι πολύ καλός με ειδικό στιλ, είσαι και γενναίος και φρέσκο συγγραφέας, συγχαρητήρια.

    Φιλιά και καφεδάκι, ελληνικό διπλό και μέτριο...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Verónica:
      Me has acariciado el ánimo con tus palabras. Gracias sinceras.

      La historia trata de mí, de Nino. Al escribirla Nino Ortea le da un toque emotivo que yo no sé alcanzar en la realidad. Fue un reírme para no llorar, algo a lo que me ayuda el usar mi heterónimo como mejor amigo que me dice en el momento oportuno Μην αποθαρρύνεστε, ζει τα όνειρά σας!

      Este texto tiene mucho de autoengaño, imagino que de aquella prefería culpar a alguien de que me despreciaba en lugar de afrontar que no me apreciaba.

      Esa segunda mitad, para mi vergüenza, es la que me ridiculiza ahora. Refleja el daño que hice a otros mientras me obsesioné con esa quimera.

      Me gustaría ser tal y como me escribo; y no cómo me describen mis actos. Por suerte, los falsos recuerdos convierten actitudes degradantes en gestas de superación. En mis leyendas, soy mi propio “Odiseo” en un largo y venturoso regreso a “Ítaca”.

      Una suerte el tenerte aquí, Verónica. Por mucho que un viaje sea una forma de conocerse, siempre es mejor saberse en buena compañía.

      Σας εύχομαι καλή τύχη και την κοροϊδεύουν, ταξίδια, Verónica.

      Eliminar
  3. Está interesante tu argumento para claudicar al paso de ese amor... Pero vendrán otros amores para ese protagonista, y se alegrará de ser él.
    Por cierto, bonito homenaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Clarisa:
      Sí. Por fortuna, los cruces se cruzan y las encrucijadas se dejan atrás. Llegan otras experiencias que renuevan las emociones y nos convierten en neófitos frente a lo ya vivido.
      Escribir es recordar, también falsear los recuerdos y ficcionar lo vivido. También es un mapa que nos impide aventurarnos en lo escabroso para que nuestras naves de ilusión no se conviertan, de nuevo, en pecios de remordimiento.
      Muchas gracias por tu comentario, Clarisa

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.