Ven y enloquece

Ven y enloquece
Por favor: no compréis aún ejemplares en Amazon de «Nada ha sido probado», esperad hasta que anuncie su publicación definitiva. Gracias por vuestro interés.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

viernes, 26 de diciembre de 2014

Yo estaré bien



Pese a que había oído hablar de los encomios informáticos, pensaba que nunca los iba a tener frente a mis ojos, al igual que aún no he visto la belleza interior o la envidia sana. No niego que existir existan; pero afirmo que habitan en otro mundo.
Nunca es tarde para admitir un error: a día de hoy, la Vida y la Muerte convergen en Facebook. El fantasma que mora en su armazón de cables y bits me recordó que hacía mucho tiempo que no escribía a un amigo, muerto en lo físico pero vivo en el hálito de quienes lo añoran. Me sorprendió la posibilidad de invocar a los muertos con la tabla guija del teclado. Facebook ofició de libro de conjuros e Internet de médium.
Lo que me encontré me descolocó: vi dolor, vi cariño, vi añoranza…



Me he vuelto a plantear el cierre de mis dos cuentas en Facebook. No practico el culto a los muertos. A día de hoy no sabría ir con paso firme al columbario que guarda las cenizas de mi madre.
Cuando me muera, no quiero flores ni lápidas. No quiero que me recuerde quien me ignoró en vida, ni que me llore quien sólo me hizo feliz. No creo en la paz de los muertos. Quiero descansar en paz.
Cuando me muera, me gustaría que alguien cuidara de mis seres queridos.
Yo estaré bien.

Nino.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Recomencemos



En su comentario para mi anterior entrada, además de compartir ánimo y esperanza, Recomenzar partía de las últimas palabras de mi texto para desarrollar un poema arrebatador.


Me pareció una muestra de cariño y aprecio, a la que intento no desmerecer con las líneas que siguen.

Considero necesaria una indicación: siento que estoy enamorado de una misma mujer encarnada en cuerpos diferentes, de ahí el título “Recomencemos” que a su vez es un guiño a la que ha sido mi musa para la escritura del texto.

Gracias, Recomenzar.



La vida de sus labios
La miel de sus caderas
el goce infinito que fue verla....
No llevaba pintura alguna
su cara sin edad
reflejaba lo que yo quería ver y sentir
Tanto la había esperado
que no supe cómo reaccionar..
.o mejor dicho sí lo sabía.....
La había soñado sin conocerla....
sus caderas breves y sensuales su comportamiento de niña....

RECOMENZAR19 de diciembre de 2014, 14:08




…Y ahora la veía como salida de un sueño, bajo la luz de un sol de invierno que la seguía, envidioso, desde la ventana, en un intento fatuo de difuminar con su reflejo el brillo de mi ensoñada.

Desde la distancia, percibí que su piel sudada olía a pasión y sus cabellos despeinados a libertad.

Me sonrojé cuando me pilló observándola directamente, mientras ella canturreaba una canción de la que ojeaba algún libro.

De vez en cuando, miraba en mi dirección de la que ojeaba los estantes donde se agolpaban unos libros tan ansiosos del toque de sus manos que se desmallaban con ella sólo rozarlos.

Con un suspiro rompí el silencio que reinaba en la biblioteca, al salpicarme el azul de sus ojos bravos y frescos.

Ella sonrió, guardó un libro y caminó en dirección a mi sitio.

Señalando al paquete de tabaco que tenía sobre la mesa, me preguntó si me apetecía compartir un cigarrillo.



Un aroma a pasión y libertad impregna el libro que robó para mí en la biblioteca, libro que aún ocupa el lugar en el que lo dejó en la mesilla de noche antes de irse aquella madrugada.

viernes, 19 de diciembre de 2014

EL CASO DE LA LECTORA ENSOÑADORA (PRÓLOGO)



Buenas noches de mañana, mis queridos hijos imaginados:

Antes de que vayáis a acostaros, aquí vuelvo para fabularos cómo desconocí a (una de) vuestra(s) madre(s).

Retomo mi ficción bibliotequeante donde había quedado renqueante:




Entré presto en la sección de préstamo y tras coger un volumen con muchas fotos, recordé uno de los muchos rotos de mi etapa de estudiante. Ésa en la que yo ya era un poco tunante y frecuentaba la biblioteca por si se me sentaba delante alguna karateca de sonrisa deslumbrante cual bola de discoteca.

Con el tomo en la mano decidí sentarme en la sala de estudio, que no es plan el que a uno lo vean por la calle con un libro, pues de ahí se podía creer que pienso e incluso que albergo ideas propias. Y ya me señalan bastante en la calle por feo, ¡con lo que no quiero que además me afeen por mal pensar que leo!

Llevaba diez minutos sentado tras mi visita al excusado, la verdad que me sentía aliviado; aunque me empezaba a aburrir tras haber acabado el visionado de todas las fotos que aparecían en la biografía de nuestro poderoso líder Pablo Iglesias: El Cielo se toma por asalto y la cerveza sin basalto.

En aquella sala todo era silencio y hasta las moscas distraían sus vuelos para no dificultar, con su aleteo, la lectura de tanta criatura que permanecía pendiente de las pantallas de sus teléfonos móviles mientras ignoraba el desparrame de apuntes y libros que tenía enfrente. Después de reparar en que allí quien no leía, escribía; me puse a rellenar la quiniela, fiel a mi empeño de no hacerme rico trabajando, sino apostando. 

Dicen que la suerte del feo, la envidian los guapos. Gijón debe de ser una ciudad llena de hombres horrorosos, pues aún no me ha tocado ni lo puesto en una primitiva.

Hablando de primitivo: algo parecido al instinto del bajo vientre convirtió mi sangre en vino tinto. Fue verla y me quedé embebido, sólo quería saborear la vida de sus labios y la miel de sus caderas.




Y bueno, mis imaginados niños, veo que os estáis quedando dormidos y acaba de amanecer el día. Si os apetece leerlo, aquí oscuento el resto de esta histeria.

Felices sueños y mejores ensoñaciones.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Presentación del libro “Dani el ñoño”



Mañana viernes a las 19:00 horas se presenta el libro de historietas Dani el ñoño en la librería Mazinger de Gijón. 

Su autor, Daniel Castaño, ha tenido la cortesía de encargarme la escritura de un prólogo para esta edición, confío en que el texto sepa transmitir la alegría que me supuso escribirlo.
Para saber más sobre obra y autor, te invito a que curiosees en estos enlaces.