Ven y enloquece

Ven y enloquece
Por favor: no compréis aún ejemplares en Amazon de «Nada ha sido probado», esperad hasta que anuncie su publicación definitiva. Gracias por vuestro interés.

domingo, 4 de junio de 2017

Tras el 38



Me leéis con buena atención y mejor intención.

Vuestras bondades de ánimo y mi torpeza expresiva hacen que deis por sentado que soy un escritor asentado en la tienda en línea Amazon. Y no es así…

Si el pasado viernes 19 de mayo publicitaba mi puesto 38 en una relación filtrada de ventas Kindel, hoy domingo 4 de junio ocupo la posición 11.492; y en breve tiempo habré desaparecido de cualquier numeración que esté por debajo de los cinco dígitos. Esta pérdida inminente del posicionamiento milenario de Kindel no me supone ninguna decepción: la acogida que a nivel de ventas disfruto en Amazon siempre supera mis expectativas.

Me veo obligado a usar el término “ventas”, cuando el que preferiría usar es el de “interés”: si un cuarto de las personas que habéis adquirido el libro, concluís de manera satisfactoria su lectura, me sentiré tremendamente feliz, ya que eso implicaría que mi relato es válido. 



Estoy tan sorprendido como animado por la teórica repercusión lectora que está teniendo Punished to Live, ya que hasta el momento he recibido más correos personales con opiniones sobre este libro de los que había recibido con cualquiera de mis novelas anteriores. Cuando me autoedito en Amazon –al igual que cuando publico en este blog– lo hago con la esperanza de ser leído, comparto mis ensoñaciones llevado por las ganas de establecer una comunicación con alguien, un alguien inconcreto que  en algún punto del continuo espacio-tiempo. Un alguien que eres tú, amigo lector.

En esta profusión de canales de comunicación creativa en la que nos relacionamos –y no hago secreto de mi ineficacia en las redes sociales, ni de mi desvinculación de las relaciones personales–, soy consciente de que cada vez que comparto una de mis enninaciones estoy lanzando un mensaje en una botella a un océano de incertidumbre. De ahí que os esté tan agradecido a quienes os hacéis a la mar para así acercar mi mensaje creativo a las costas de vuestra atención, y embellecer mis historias con la recreación que hacéis de ella, con vuestro ponerle rostro, voz y aroma personal a lo que son palabras comunes.



Gracias por no relegarme al olvido, atento lector.

Habrá más botellas mensajeras; y no serán frágiles como el cristal, sino persistentes como la esperanza.

4 comentarios:

  1. No dejes de lanzar botellas Nino, el mar siempre las acerca a orillas amigas

    un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, MaRía:
      Gracias por hacer de la costa de tu atención una orilla amiga.
      Ahora mismo me dispongo a vaciar el pc de archivos con textos incompletos o insatisfactorios. Ya he limpiado mi escritorio de papeles y hojas con epifanías que nunca supe/quise desarrollar, creo que esta purga de ideas incompletas me ayudará a limpiar mi creatividad.
      Un abrazo, MaRía.

      Eliminar
  2. NIno, el mayor placer en esto de publicar, no es el solo hecho de publicar. ES el de ganar lectores, así uno, dos o más. No se escribe para lo gratuito y tu lo expresas. Es por las "ganas de establecer una comunicación con alguien, un alguien inconcreto que en algún punto del continuo espacio-tiempo. Un alguien que eres tú, amigo lector." UN abrazo desde estos afectos colombianos. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos:
      Escribir nunca es un acto gratuito, cuando se escribe desde el sentimiento. Escribir es un acto de necesidad, aunque los mercaderes de sentimientos quieran cobrarnos en libras de carne por ellos.
      Es siempre un placer y un estímulo escribir en tu compañía, Carlos.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.